Cerrada al culto desde 1964, la Iglesia de la Trinidad ha sido reconvertida en un albergue de peregrinos del Camino de Santiago y en un auditorio. El edificio data del siglo XIII y es de estilo mudéjar.

El albergue de peregrinos ofrece un alojamiento económico para un máximo de 65 personas. Está muy bien acondicionado, y dotado de calefacción y ordenadores con servicio de Internet.

En el auditorio, que lleva por nombre el del actor Carmelo Gómez, tienen lugar conferencias, conciertos y exposiciones.