Declarado Monumento Nacional, el antiguo Monasterio de San Benito formó parte de la majestuosa Abadía Cluniacense que había en Sahagún en el siglo XII, en torno a la cual se fundó la población.

De este monasterio sólo se conservan tres elementos:

– La Portada, del siglo XVII, conocida como el Arco de San Benito

– La Capilla de San Mancio (siglo XII), de la que conservan fragmentos del crucero y de dos absidiolos. Posee uno de los primeros muros de estilo mudéjar de la península ibérica.

– La Torre del Reloj, construida en sillería por el padre benedictino Miguel Echano.