Desde su fundación en 1850 se han horneado los más deliciosos dulces en la confitería Santa Cecilia, ubicada en la Avenida principal de Benavides de Orbigo, esta empresa familiar elabora algunos de los dulces más característicos de la provincia. Destacan sus mantecadas, que se basa en la primera receta desde su apertura,  su elaboración es artesana con un seguimiento minucioso desde la selección de las materias primas a la cuidada presentación final, en caja de madera serigrafiada con motivo tradicional. También hay que destacar sus excelentes composiciones en Pascua, así como sus enormes lazos y prácticamente cualquier tarta o dulce que allí se elabora.