Construido sobre las ruinas del antiguo Hospital de Peregrinos de Santiago, el Convento de la Anunciada fue fundado en el año 1606 por Pedro Alvarez de Toledo y Osorio (V Marqués de Villafranca) para su hija, que quería ser monja.

Es un edificio de gusto italianizante, en el que destaca su portada, enmarcada por un gran arco entre pilastras toscanas rematada en frontón donde se exhibe el gigantesco escudo del marqués.

La iglesia del convento alberga una importante colección de cuadros de pintura flamenca de principios del siglo XVII, así como los restos de San Lorenzo de Brindis y una custodia traída de Roma por orden del fundador. A los pies del templo se halla el Panteón de los Marqueses, decorado con mármoles de colores.

En la huerta del convento se halla el emblemático Ciprés de la Anunciada, que presume de ser el más alto y antiguo de España. Tiene más de 400 años de antigüedad y mide 33 metros de altura, 5 metros de perímetro de tronco y casi 8 metros de diámetro de la copa.