A pesar de encontrarse en pleno Barrio Húmedo, la Iglesia de San Salvador de Palat del Rey es una gran desconocida y suele pasar desapercibida a ojos de los múltiples transeúntes que pasan por la Calle El Pozo.

Sin embargo, merece la pena hacerle una visita ya que es la iglesia más antigua de la capital leonesa y está declarada Bien de Interés Cultural.

Fue mandada construir por el rey Ramiro II en el siglo X como monasterio femenino destinado a su hija Elvira Ramírez, que ingresó en él como monja abadesa. También fue panteón real, en el que se enterrarían al propio Ramiro II y sus hijos, Ordoño III y Sancho I (aunque posteriormente sus restos mortales fueron trasladados al Panteón Real de San Isidoro).

En la actualidad sólo se conserva una pequeña capilla de 3 naves (siglo XVI), con algunos restos de pinturas murales. El edificio original era de arquitectura visigótico-mozárabe y tenía planta de cruz griega, un crucero con arcos semicirculares y bóveda gallonada. El retablo está dedicado a San Salvador y fue realizado por Guillén Doncel y Juan de Angés.

En el interior puede verse una maqueta de metacrilato de variados colores representativos de las distintas fases constructivas que ha sufrido a lo largo de los siglos.

(Publicado por Lala)