Concebida en sus inicios como monasterio familiar, la Iglesia de San Salvador dio origen a la ciudad de La Bañeza. Se emplaza a las afueras del casco urbano, en plena Vía de la Plata, lo cual favoreció la creación de un refugio y hospital de peregrinos (el primero que se conoce).

El templo conserva un ábside románico torneado y liso de gran belleza, con cornisa ajedrezada y aleros decorados con varias ménsulas con cabezas humanas, animales y motivos vegetales. La fachada actual es de estilo plateresco, así como la torre, situada a los pies del templo.

Su interior, de 3 naves separadas por columnas sobre arcos ojivales, alberga una pila bautismal del siglo XVII, varios lienzos de Felipe Gil de Mena, y una talla de San Salvador o del Buen Pastor (obra de Lucas Gutiérrez, siglo XVII).En el suelo de la iglesia pueden verse los sepulcros de los monjes que lo habitaban.

El retablo del altar mayor es barroco y fue realizado en madera de nogal por Francisco Rivera (siglo XVII), en el que se representa la escena de Moisés con las tablas de la Ley, la Trinidad y el profeta Elías.

(Publicado por Lala)