En el entorno de la Sierra de Cabrera los fenómenos glaciares han dejado huellas únicas en parajes de gran interés paisajístico, ecológico y didáctico. Circos, lagunas y valles en forma de artesa junto con pequeños fenómenos morfológicos (rocas aborregadas, morrenas-acumulaciones de piedra-, etc.) componen un entorno sin igual que le ha valido el reconocimiento de “Monumento Natural” por la Junta de Castilla y León (29-05-1991).

“La geología de la zona es una mezcla bastante heterogénea de pizarras, cuarzitas y gneis, con distinto grado de descomposición y erosión, todas ellas de tipo metamórfico.

Mas Información