Fundado en el siglo XII por doña Teresa Petri para las monjas cistercienses del monasterio navarro de Tulebras, el Monasterio de Santa María de Gradefes llegó a ser un importante y privilegiado cenobio femenino.

Fue construido en diferentes etapas: Del monasterio primitivo sólo quedan la cabecera de la iglesia, parte de la estructura del claustro y la sala capitular. En el siglo XIV se realizó un amplio transepto que preveía una estructura de tres naves para el cuerpo de la iglesia; y en época moderna se construyeron dos únicas naves: la sur y la central, en la que en el siglo XVII se hizo el coro.

Es un ejemplo único en España en un monasterio cisterciense femenino, por el hecho de poseer girola. Cabe destacar la arquería que da entrada a la sala capitular, formada por 7 vanos sobre columnas pareadas, con arquivoltas molduras en zig-zag. En la iglesia (de transición del románico al gótico) pueden contemplarse los sepulcros con figuras yacentes de los esposos fundadores.

(Publicado por Lala)