Uno de los monumentos más destacados de la capital maragata son sus murallas, un cerco de 2,2 km de longitud que circunvala el cerro sobre el que se asienta la ciudad.

El primer cerco defensivo fue construido ya en época romana por la Legio X Gemina, ya que Astorga fue una importante ciudad romana llamada Asturica Augusta, si bien las murallas que se conservan datan de los siglos XIII al XV.

Están construidas en granito y tienen 4 metros de anchura, con grandes torres semicirculares de 8 metros de diámetro. Se conservan 8 cubos en el lienzo oeste y 13 en el lienzo este.