Villa amurallada, Mansilla de las Mulas aún conserva buena parte de su recinto amurallado que refleja su pasado histórico como núcleo defensivo para los intereses reales y las ciudades de Oviedo y León.

Construida con canto rodado y cal y coronada con almenas sin saeteras, la muralla de Mansilla tiene cercas de más de 14 metros de altura y hasta 3 metros de espesor, en las que se intercalan 6 cubos o torres albarranas semicirculares que pueden recorrerse por su parte superior observando unas excelentes panorámicas de la vega del Esla.

La villa contaba con 4 puertas de acceso, aunque hoy sólo se conservan el Arco de Santa María o Puerta de la Concepción (entrada de la Calzada Romana) y la Puerta del Castillo (entrada del Camino de Santiago francés).