El palacio de Torquemada se encuentra en pleno Camino de Santiago y se considera una de las piezas únicas del barroco español. Dispone de un patio compuesto por dos alas, con templetes formados por columnas ochavadas.