Inaugurado en 1864, el Parque de San Francisco es una de las zonas verdes más antiguas de la capital leonesa. Este parque- poblado por grandes castaños, cedros, tilos y plátanos- es un oasis de vegetación en medio de la urbe, y está reconocido con la categoría de Monumento Permanente.

El centro del parque está rodeado de unos cuidados parterres de flores de forma semicircular, en cuyo centro se halla la Fuente de Neptuno, una histórica fuente de piedra realizada por el escultor Mariano Salvatierra en el siglo XVIII.

Otro de los elementos característicos del parque es la estatua de San Francisco de Asís, obra del escultor Muñoz Alique, donde se simboliza la amistad de los “hermanos lobo y oveja”.

El parque de San Francisco cuenta también con una amplia zona de juegos infantiles y tiene una extensión de 14.265 m2.

(Publicado por Lala)