Disfrutar del verano en plena naturaleza está al alcance de todos. Valdelugueros ofrece un paraje único en el que poder darse un chapuzón en los calurosos días de verano, gracias a la zona de baño en el cauce del rio.

Un espacio en el que disfrutar de la naturaleza al tiempo que se refresca el cuerpo y el espíritu gracias a uno de los baños más naturales de la provincia.

Y no solo se trata de darse un baño. El visitante también puede pasar un rato agradable en la orilla, en una amplia zona de hierba perfectamente acondicionada con un merendero en el que poder comer.

Los espacios verdes abundan en Valdelugueros. / Inés Santos

El espacio también está acondicionado para los más pequeños. La zona de baño natural de Valdelugueros cuenta también con un parque infantil donde la diversión entre risas está garantizada.

Hace años que Valdelugueros cuenta con la autorización de la confederación para aprovechar el paso del río Curueño para el uso de baño y tras acondicionar el espacio aledaño al mismo los leones pueden disfrutar de una piscina natural con agua pura, natural y oxigenada.

Lo que convierte a Valdelugueros en un espacio ideal para bañarse con niños, ya que no existe ningún tipo de contaminante que perjudique la piel.

Un agua fresca que proviene de las corrientes de la montaña, de los conocidos neveros de Faro en Redipuertas y que se engloba en un ropaje natural ideal para aquellos que quieran disfrutar de la naturaleza.