Situadas frente al Convento de los Padres Redentoristas, la Plaza Romana alberga una cúpula de policarbonato que protege los restos de una antigua casa romana fechada en los siglos I-IV.

Era una casa de una sola planta, articulada en torno a diferentes patios. En ella se puede ver la primitiva cloaca adintelada de la ciudad, y diversas estancias de la vivienda.

La sala más importante era el oecus o sala de invitados, pavimentada con un gran mosaico que representa dos escenas: una alegoría del otoño (ramas de vid y racimos picados por los pájaros), y el mito de Orfeo (compuesto por 8 medallones con animales salvajes que envuelven a Orfeo tocando la lira que había recibido de Apolo).

(Publicado por Lala)