Este puente, construido sobre el río Porma, da nombre a la localidad de Puente Villarente. Sus orígenes datan de la época romana, aunque de aquella época nada se conserva, ya que tuvo que ser reconstruido en numerosas ocasiones a lo largo de su historia (debido a las riadas), y también sometido a sucesivas ampliaciones.

Está construido en cantería y actualmente posee 16 ojos, con un núcleo central de 4 ojos que data de la época medieval.

Es un hito importante en el Camino de Santiago francés y paso obligado de peregrinos. En torno al puente existe una leyenda en torno a una pareja de enamorados del siglo XIV.