Situado en pleno camino de Santiago, justo al lado del puente romano de Molinaseca,  esta este bonito palacio con mas de 300 años de historia y que fue residencia de Doña Urraca, actualmente habilitado como Hostal en la plantas superiores y restaurante en la planta baja.

En este restaurante, con estilo tradicional, se pueden degustar gran variedad de raciones y platos típicos del bierzo y de León, entre los que no falta el botillo, el pulpo y los embutidos.