Este palacio se halla situado en la plaza de San Marcelo, frente a la Casa de la Poridad.

Perteneció al comendador Hernando de Villafañe, regidor de León, caballero de Santiago y señor de Ribaseca de la Valdoncina.

Su portada es clásica, con arcos de medio punto, columnas jónicas, un amplio balcón, y construida con piedra de sillería. Ostenta el espléndido escudo de arenas de los Villafañe.

Tras pasar por diversos propietarios acabó en manos de Diego Pinillos, corregidor de Astorga, que es conocido porque cuando la francesada dijo aquello de «muramos como numantinos».

Los cabecillas de las partidas carlistas se reunían en este palacio, para trazar sus planes de actuación guerrillera.

A través de enlaces matrimoniales acabó en manos de la familia Lázaro Villanueva y actualmente es propietario del mismo don José Maria Villanueva Lázaro, un gran escritor histórico.

Fuente: turisleon.com